Historia del proyecto  SETI                   

 

¿Qué es SETI?                              
SETI es el acrónimo en inglés de Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre. Consiste en la búsqueda de señales electromagnéticas procedentes de otras civilizaciones del universo. Actualmente hay varios proyectos SETI operativos en distintos observatorios. La mayoría de los esfuerzos en SETI buscan transmisiones de radio, pero un gran número de programas buscan señales luminosas.

¿Quién hace SETI?
En la actualidad los proyectos SETI están floreciendo por el mundo, y están desarrollados tanto por profesionales como amateurs. En particular, dos organizaciones han liderado el patrocinio de la investigación SETI: el Instituto SETI y la Sociedad Planetaria. La operación principal del Instituto SETI es el Proyecto Fénix, una búsqueda de alta sensibilidad dirigida a estrellas similares al Sol, empleando el Radiotelescopio de Arecibo en Puerto Rico. La Sociedad Planetaria patrocina una variedad de proyectos con distintas técnicas, con preferencia general por estudios de todo el cielo. Los socios de la Sociedad Planetaria en la actualidad apoyan ocho proyectos principales:

SETI@home: Millones de usuarios del mundo procesan datos de radio recogidos por el radiotelescopio de Arecibo en Puerto Rico en sus ordenadores personales. Con sede en Berkeley, California, USA.

SETI Optimo: cuatro proyectos de búsqueda de señales ópticas de civilizaciones alienígenas. Dos están localizados en Harvard y dos en Berkeley.

Proyecto BETA: Ensayo Extraterrestre de Mil millones de canales, de Harvard, es un estudio de todo el cielo con un radiotelescopio de 25 metros en el Observatorio de Oak Ridge en Massachusetts.

Proyecto SERENDIP: "Búsqueda de emisiones de radio extraterrestres procedentes de poblaciones inteligentes desarrolladas cercanas", con base en Berkeley, California. Recoge y analiza datos desde un receptor permanentemente situado en el radiotelescopio d Arecibo en Puerto Rico.

Proyecto META II: Ensayo Extraterrestre de un millón de canales, a las afueras de Buenos Aires, Argentina, estudia los cielos australes en busca de una señal inteligente.

                                               

¿Por qúe SETI?
La detección de otra civilización sería uno de los descubrimientos más importantes de la historia humana. Cambiará permanentemente la visión que tiene la humanidad de su lugar en el universo, y la hará un miembro más de la comunidad de especies inteligentes del universo. Sólo la certeza de que no estamos solos en el universo transformará nuestro entendimiento de la historia y evolución de nuestra especie y nuestro planeta. Algunos confían en que saber que no estamos solos en el universo incrementará la solidaridad humana al hacer parecer contiendas aparentemente irresolubles como triviales al relativizarlas con todo lo que la humanidad tiene en común.

Si de veras alcanzamos comunicación con una civilización extraterrestre, las ventajas podrían ser inconmensurables: una avanzada civilización alienígena puede haber resuelto problemas a los que nos enfrentamos actualmente: guerras, enfermedades, pobreza y destrucción del medio ambiente. Podríamos aprender de su experiencia.

                                                                              

¿Qué clase de señales deberíamos buscar?
La mayoría de los científicos que han estudiado el problema creen que las señales de radio son el modo más viable de comunicarse a través de las enormes distancias que separan las estrellas. Las señales de radio viajan a la velocidad de la luz, y atraviesan la mayor parte de nuestra Vía Láctea con muy pocas interferencias. Incluso atraviesan gruesas nubes de polvo que nos impiden ver muchas estrellas.

Otros investigadores creen que las ondas luminosas son al menos igual de susceptibles de ser usadas para la comunicación entre mundos. Por tanto, en los últimos años un creciente número de proyectos SETI óptico buscan señales láser procedentes de las estrellas.

¿No usaría una civilización extraterrestre algo mucho más avanzado que la radio para comunicarse?
Es enteramente posible que haya algún medio de comunicación desconocido, y que la radio parezca a los extraterrestres tan primitiva como las señales de humo a la mayoría de nosotros en la actualidad. Sin embargo, podemos usar sólo la tecnología que conocemos. Aunque exista un método de comunicación interestelar más avanzado, una civilización extraterrestre podría decidirse por la radio por ser el método más primitivo capaz de comunicar a lo largo de la galaxia, y quizá, de esta manera, incremente sus posibilidades de contactar con otras civilizaciones.

                     

                                                                      

¿Hay alguna evidencia de vida en otros mundos?
Hasta ahora, no hay evidencias concluyentes de que la vida tal y como la conocemos (microbiana o avanzada tecnológicamente) exista fuera de la Tierra. Ni se han detectado jamás señales de radio de planetas alrededor de otras estrellas. Sin embargo hay crecientes evidencias que sugieren que la vida puede ser lo que prevalece en el universo.

Estudos recientes muestran que la vida en la Tierra se originó hace unos cuatro mil millones de años, casi inmediatamente después de que las condiciones se volvieran tolerables para la vida. Esto parece sugerir que la vida pudo originarse de la misma manera en otros planetas. En nuestro sistema solar, Marte y Europa, la luna de Júpiter, parecen haber tenido las condiciones que se requieren para que se desarrolle la vida en algún momento de su historia.

El descubrimiento en los últimos años de planetas alrededor de otras estrellas refuerza este punto de vista. Como los planetas extrasolares se detectan por su masa, los que se han encontrado hasta ahora son mucho más grandes que la Tierra. Aun así, el que se hayan descubierto tantos, sugiere que la detección de planetas del tamaño de la Tierra no debe estar muy lejano. Si los planetas del tamaño de la Tierra son en realidad mayoría en la galaxia, parece probable que la vida como la conocemos podría darse también en ellos.

¿Cómo podríamos comprender las señales de otra civilización?
Aun a pesar de que la civilización extraterrestre y nosotros no tendríamos un idioma común, existen modos para comunicarse que deben ser comprensibles para los seres inteligentes. La Matemática, la Física, la Química, y la Astronomía incluyen leyes fundamentales que proporcionan una "lengua" común a través del Universo. Las imágenes televisivas son un modo de comunicarse que no requieren mucha inteligencia para entenderlas.

¿La NASA realiza algún proyecto SETI?
Nunca más. El 22 de septiembre de 1993 el senador por el estado de Nevada (EE.UU) Richard Bryan introdujo una enmienda a la dotación presupuestaria de la NASA para el año fiscal de 1994, que proponía eliminar la financiación del programa SETI de la NASA, el Estudio en Microondas de Alta Resolución de la NASA (HRMS). Aunque la NASA había realizado estudios SETI desde principios de los años setenta, la búsqueda en sí había estado operativa durante menos de un año en aquel momento. Aun así, aprobada la enmienda y los esfuerzos SETI de la NASA finalizaron. Gran parte del equipo del HRMS pasó a manos del Instituto SETI, y se usó como base del Proyecto Fénix.

¿Está el gobierno ocultando pruebas de una civilización marciana descubierta por las naves que han orbitado alrededor de Marte?
Esta es una de las reivindicaciones más absurdas de los charlatanes de la "conspiración". Bastante difícil le resulta ya a la NASA convencer al Parlamento de que le dé dinero para investigación planetaria. Si la NASA tuviera pruebas de algún artefacto marciano alienígena, aprovecharía entusiasmada la ocasión para mostrarlo a todas las cadenas de televisión, y nunca volvería a tener problemas para obtener financiación del Parlamento.

                                             

¿No encubriría el gobierno el descubrimiento de extraterrestres?
Aunque quisiera encubrir el descubrimiento de vida extraterrestre, no lo conseguiría. Las búsquedas científicas, tanto de vida inteligente como microbiana, las llevan a cabo científicos de todo el mundo. Los métodos que los científicos utilizan para confirmar sus análisis y observaciones requieren que la información se distribuya a otros científicos, lo que hace el encubrimiento extremadamente difícil. Todo esto también plantea la duda de qué ganaría el gobierno con ocultar la vida extraterrestre.

¿Qué debo estudiar para participar en el proyecto SETI?
Brevemente, matemáticas, ciencias e ingeniería. SETI es inusual porque reúne a varias ciencias. Entre los investigadores de SETI hay astrónomos, físicos, ingenieros eléctricos, biólogos, y otros. Las matemáticas son la base de la mayor parte de las ciencias y de la ingeniería, así que cuanta más matemática aprendas, mejor. Cursos de astronomía, física, química, biología, y electrónica básica son muy útiles para cualquier científico SETI. La informática es esencial para cualquier investigación, de modo que la programación ayudará mucho a cualquier trabajo que hagas. Si SETI tiene éxito, algún conocimiento de ligüística sería de gran valor, especialmente si has estudiado cómo las distintas lenguas humanas (como el inglés, el chino, y el egipcio antiguo) han manejado los problemas de la comunicación.

¿Qué es SETI@Home?
SETI@Home es un proyecto que permite a millones de personas de todo el mundo participar en la búsqueda de vida extraterrestre. Al distribuir un protector de pantalla gratuito, SETI@home utiliza el poder de computación de millones de ordenadores personales del mundo en el proceso de datos recogidos en el radiotelescopio de Arecibo en Puerto Rico, y que podrían proceder de una fuente extraterrestre.  Para ser un usuario de SETI@home.

                                    

¿Para qué SETI si ya están aquí los OVNIs?
Aunque llevan décadas avistándose OVNIs, no hay pruebas convincentes de que representen visitas de seres extraterrestres. A pesar de todas las historias de abducciones extraterrestres, autopsias extraterrestres, y los acontecimientos de Roswell, no se ha presentado jamás pruebas físicas que indiquen que de verdad nos están visitando. Por otro lado la búsqueda de pruebas de inteligencia extraterrestre es un enfoque científico para entender qué hay en el mundo a nuestro alrededor. SETI no tiene nada que ver con los OVNIS.

¿Qué hay de cierto en el incidente de Roswell?
La "verdad" depende de a quién preguntemos. Los que defienden la existencia de OVNIS y abducciones extraterrestres le dirán que una nave espacial extraterrestre chocó en Roswell en 1.947. Sin embargo, no hay pruebas físicas importantes que lo apoyen. La única prueba de que ocurrió esto es ¡que el gobierno lo niega!. La mejor determinación de lo que realmente ocurrió parece ser que se estrelló un globo meteorológico cerca de Roswell. Los diarios que mantenía el equipo de científicos que realizaba experimentos con globos en 1947 apoyan esta teoría, y todas las pruebas físicas descriptas en informes de la época pueden explicarse apoyándose en los globos que se usaban en aquella época. Este punto de vista se describe excelentemente en el libro de B. Saler y otros "UFO Crash at Roswell --Genesis of a Modern Myth"

 

SETI@home es un gran experimento cuya finalidad es aprovechar la potencia de cientos de ordenadores que estén conectados a la red en pro de la búsqueda de inteligencia extraterrestre. Cuando el experimento sea lanzado mas o menos para finales de 1998, ordenadores de todo el mundo podrán participar en este experimento. Cada participante podrá tener la posibilidad de que su ordenador pueda detectar el rumor de alguna civilización lejana.

Desde que se tiene el concepto de planeta perteneciente a una galaxia y a su vez a un universo, la posibilidad o no de vida en esos otros planetas que lo componen ha sido la principal cuestión. La era moderna del SETI empieza en 1959, en ese año los físicos Cornell, Giuseppi Cocconi y Philip Morrison publicaron un articulo en la revista Nature en el que apuntaba al potencial que tenían las microondas para la comunicación entre estrellas.

Un joven astrónomo llamado Frank Drake, había llegado a la misma conclusión; en la primavera de 1960 condujo la primera búsqueda de señales de otros planetas a través de las microondas. Durante dos meses Drake apunto una antena de 85 pies en West Virginia en la dirección de dos estrellas cercanas a sistemas parecidos al nuestro. Solo tenia un recibidor con un solo canal en la mágica frecuencia de 1.420 Mhz, la línea del hidrogeno neutral, esta era considerada por Cocconi y Morrison como la mas adecuada por su significado astronómico. Drake no detecto nada de origen extraterrestre, pero este proyecto bautizado como Ozma despertó el interés de mas gente de la comunidad astronómica, mas concretamente de los Rusos.

En los sesenta la Unión Soviética dominaba el SETI, escaneaban grandes partes del cielo buscando cualquier tipo de señal que pudiera provenir de una civilización muy avanzada y capaz de irradiar enormes cantidades de energía.

A principios de los setenta El Centro Ames para la investigación en Mountain Wiew California, perteneciente a la NASA empezó a considerar que tecnología seria más eficaz para una búsqueda de ese tipo. Un equipo de expertos bajo la dirección de Bernard Oliver, produjo un estudio para la NASA llamado proyecto Cyclops. El Cyclops hizo un análisis de la ciencia SETI y la tecnología necesaria para ello.

                                

El interés creció ya que los expertos tenían grandes esperanzas de éxito en este campo, así que los americanos empezaron a observar. Durante esa década de los setenta muchos radio astrónomos llevaron búsquedas con las antenas existentes. Muchos de esos esfuerzos, utilizando tecnologías improvisadas, aun continúan actualmente. Entre esas búsquedas digamos "paralelas" a las de la NASA se encuentran el Proyecto Meta de la Sociedad Planetaria, el Proyecto SERENDIP de la Universidad de California y un proyecto de observación de larga duración en la Universidad de Ohio.

A finales de los setenta los programas SETI de la NASA se habían establecido en el Centro Ames de investigación y en el Jet propulsión Laboratory (JLP) en Pasadena ambos en California. Estos grupos llegaron a una estrategia dual a gran escala. Ames examinaría 1000 estrellas parecidas al sol a la escucha de cualquier señal por débil o esporádica que fuese, mientras el JLP barrería el cielo buscando alguna fuente de emisión. En 1988, después de una década de estudios la NASA acepto el proyecto y cuatro años mas tarde, con todo preparado, y coincidiendo con el 500 aniversario de la llegada de Cristóbal Colon al nuevo mundo se empezaron las observaciones. No paso mas que un año cuando el congreso de los Estados unidos decidió acabar con el proyecto retirando los fondos.  Con la NASA fuera de las investigaciones se creo el Instituto SETI y se empezó otro gran proyecto de escucha a las estrellas esta vez con fondos particulares . El proyecto Phoenix es el encargado de continuar con los estudios, esta vez ayudado por las antenas más grandes del mundo, como dicen el SETI es solo cuestión de paciencia y de espera para ver los resultados.  En España existe una pequeña red de investigadores y aficionados que se unen a otros en todo el mundo, gente que se costea el equipo de sus bolsillos con el objetivo de escuchar al cielo y esperar.  Desde aquí se les da las gracias a todos los que siguen esforzándose en pro de la ciencia SETI.

El proyecto Phoenix es la investigación y búsqueda de inteligencia extraterrestre mas grande del mundo. Es el esfuerzo de detectar civilizaciones extraterrestres mediante la atenta escucha de señales de radio que posiblemente hayan sido emitidas por otras civilizaciones bien aposta en un intento de comunicarse o bien debido a su tecnología. El proyecto Phoenix es el sucesor del ambicioso Programa de la NASA y el SETI pusieron en marcha pero que fue cancelado por recortes presupuestarios en 1993.

Phoenix empezó sus observaciones en 1995 utilizando el radiotelescopio Parkes situado en Nueva Gales del Sur, Australia. Este es el radiotelescopio más grande que existe en todo el hemisferio Sur.  Phoenix no escanea todo el cielo solo se dedica a los planetas más próximos o a aquellos que se cree son capaces de albergar algún tipo de vida.   Hay alrededor de unas mil estrellas escogidas para ser observadas por el Phoenix, las cuales están a mas de 200 años luz de distancia. Phoenix es capaz de analizar millones de canales de radio pero los astrónomos siguen siendo los que deciden si investigar o no cierto tipo de señales que parezcan extrañas.   Phoenix busca señales entre los 1000 y 3000 Mhz, el espectro recogido es dividido en varias frecuencias de 1Hz por lo que dos billones de canales son examinados por cada estrella escogida.  Las observaciones se están llevando a cabo actualmente desde un radio telescopio en Green Bank, West Virginia.  Para mediados de 96 el Phoenix ya había "escuchado" un tercio de las estrellas que figuraban en esa lista de estrellas más probables de albergar vida. Ningún resultado por el momento pero los astrónomos siguen atentos ya que "La señal" podría ser escuchada en cualquier momento.

                                    

Muchos de los proyectos SETI que existen hoy, incluido esos en grandes computadoras de la UC Berkeley, analizan datos de telescopios en tiempo real. Ninguno de esos computadores busca demasiado profundo en los datos de señales débiles y tampoco buscan en un gran número de tipos de señales (de las que hablaremos luego...). La razón para que así sea es que están limitados por la cantidad de "potencia de proceso" disponible para análisis de datos. Para investigar todas las señales débiles se necesita una gran cantidad de proceso por computador. Se necesitaría un monstruoso supercomputador para realizar este trabajo. Los programas SETI nunca se podrían permitir construir, o comprar, esa potencia de proceso. Pero hay algo que pueden hacer. En vez de un computador enorme haciendo el trabajo, podrían usar un computador pequeño aunque necesitara más tiempo conseguirlo. Pero entonces los datos se irían amontonando. Y que pasaría si usaran MUCHOS computadores pequeños, trabajando simultáneamente en diferentes partes del análisis? Donde puede el equipo SETI probablemente encontrar los miles de computadores que necesitarían para analizar los datos que llegan continuamente desde Arecibo?

El equipo SETI de la UC Berkeley ha descubierto que ya hay miles de computadores que podrían estar disponibles. Muchos de estos computadores pasan la mayor parte del tiempo viendo cruzar tostadoras a través de sus pantallas sin realizar absolutamente nada y consumiendo electricidad. Aquí es donde SETI@home (y usted!) aparecen. El proyecto SETI@home espera convencerle de que nos permita tomar prestado su computador mientras usted no lo use y nos ayude en la "…búsqueda de nuevas formas de vida y civilizaciones." Conseguimos esto con un protector de pantalla que coge un "trozo" de datos de nuestro servidor a través de Internet, analiza los datos, y entonces nos devuelve los resultados. Cuando usted necesite de nuevo su computador nuestro protector de pantalla desaparece de inmediato y sólo continua con el análisis cuando usted acabe su trabajo.

Es un trabajo interesante y difícil. hay tantos datos que analizar que parece imposible! Afortunadamente, el trabajo de análisis de datos se puede romper fácilmente en pequeños trozos que pueden trabajar separadamente y en paralelo. Ninguno de estos trozos depende de los demás. También, hay solo una parte del cielo que se puede observar desde Arecibo. En los próximos dos años todo el cielo que puede observar el telescopio será "escaneado" tres veces. Creemos que será suficiente para este proyecto. Cuando hayamos examinado el cielo 3 veces, habrá nuevos telescopios, nuevos experimentos, y nuevos enfoques de SETI. ¡¡Esperamos que puedas participar en ellos también!!