Historias de submarinos

 

DEL  ICTÍNEO AL U-9. 1864-1914

En primer lugar una precisión. Conocemos como submarino toda nave capaz de sumergirse. En realidad, los primeros "submarinos" de la historia fueron los clase XXI alemanes de finales de la II GM. Todos los anteriores no son verdaderos "submarinos", sino Sumergibles. Es decir, naves con una capacidad limitada de inmersión.

Maqueta de la botadura del ICTÍNEO II.

Perfil del ICTÍNEO II. Observa su perfil fusiforme más cercano a los actuales de "casco de gota". Todo un logro de la hidrodinámica.

   

No sabemos cuando se construyó el primer sumergible de la historia, pero debió ser muchos siglos antes de lo que imaginamos. Ejemplos hay muchos, como el empleado en la guerra de Independencia norteamericana, el BRANDTAUCHER prusiano de 1850 o los famosos DAVID y el HUNLEY que construyeron los confederados durante la guerra de Secesión. Pero verdadero sumergible, el primero fue el nuestro: el ICTÍNEO de Narciso Monturiol.

 

El ICTÍNEO fue una obra personal (como casi siempre), fruto del genio individual y no de una iniciativa del gobierno. El ICTÍNEO II fue botado en 1864, estaba construido en madera con partes de hierro y presentaba ya un casco más cercano a los modernos Ohio que a los submarinos de las dos guerras mundiales y además presentaba una solución revolucionaria: el doble casco, cuya invención trató de apropiarse el francés Laubeuf. También tenía esta fabulosa nave el primer sistema de soplado de tanques y de regeneración de aire. Los expertos internacionales no lo citan, pero no porque nos tengan manía, sino porque aquellos que debieron haber cantado las glorias de esta nave propagando sus excelencias estaban más preocupados haciendo como que gobernaban. Es la historia de siempre. Siempre es lo mismo. No falla. El ingenio y la voluntad españolas A PESAR DE NUESTROS GOBERNANTES. Gracias a Dios parece que esto ha pasado a la historia y que hoy vivimos tiempos mejores desde hace años. Esperemos que siga así. 65 ton. 1,5 nudos. Eslora 17 m. Manga 3 m. Puntal 3,5 m. Cota máxima 50 m. Autonomía 7 horas y media. 20 hombres.

 

El Isaac Peral en 1888

   

En 1888, el teniente de navío Isaac Peral y Caballero botó en los astilleros de La Carraca, Cartagena, el PERAL. Una magnífica nave fruto del tesón de su inventor. Peral inventó además el primer lanzador de torpedos para ser empleado por un submarino. Todos estos esfuerzos e innovaciones tuvieron su fruto habitual: Peral fue forzado a dejar la marina y su nave nunca figuró en las listas de la Armada Española. Quizá fue una suerte, porque la nave fue abandonada (como se abandonó a su constructor) y cuando se dieron cuenta de que seguía allí todo el mundo alababa ya la grandeza de Isaac Peral. A nuestro genio no le valió de nada porque ya había muerto en la ruina y el anonimato, pero la nave fue rescatada y hoy se exhibe orgullosa en la base naval de Cartagena. Algo es algo. 77 ton. 8 nudos. Eslora 22 m. manga 2,87 m. Calado 1,7 m. 1 tlt-450 mm.

 

El PERAL hoy, conservado en la base de Cartagena.

El HOLLAND SS 1 en un dique de carena en 1901.

 

Tras estas experiencias casi "prehistóricas", los franceses también se pusieron a construir sumergibles como su famoso GYMNOTE de 1886, aunque fueron los norteamericanos los que descollaron con sus HOLLAND fruto de la mente de John P. Holland. Estas naves fueron los primeros sumergibles construidos en serie. Sus características marcaron la evolución de estas naves durante años. El HOLLAND SS 1 de 1898 era el octavo sumergible construido por Holland. 64 ton. 8 nudos. Eslora 16,38 m. Manga 3,12 m. Calado 2,59 m. 2 tlt-457 mm. 1 cañón neumático. 7 hombres. 

 

El famoso U-9. El sumergible que cambió la guerra naval.

 

 

En 1908 comenzaba en Alemania la construcción de una serie de sumergibles que constituirían la columna vertebral de la Kaiserliche Marine al comenzar la I GM. Una de estas naves, el U-9, al mando de Otto Weddigen, cambiaría la guerra naval al conseguir torpedear y hundir a ¡3 cruceros acorazados británicos! en pocos minutos en septiembre de 1914. Hasta entonces los sumergibles eran vistos como auxiliares de la flota. A partir de la espectacular hazaña del U-9, los sumergibles serían considerados ya como unidades capaces de hacer la guerra por su cuenta. Botado en 1910, el U-9 desplazaba 493 ton en superficie y 611 en inmersión. 14,2 nudos en superficie y 8,1 en inmersión. Eslora 57,38 m. Manga 6 m. Calado 3,13 m. 1-50 mm. 1 ametralladora y 4 tlt-450 mm. 29 hombres.


                                                                                                                       

                                                                                                        El Primer submarino en atravesar el Polo Norte

                                                                                         

La construcción del NAUTILUS fue posible gracias al descubrimiento de la propulsión nuclear por un grupo de científicos e ingenieros navales de la Comisión de Energía Atómica, bajo la dirección de Capitán, HYMAN G. RICKOVER (USN).

En julio de 1.951  El Congreso autoriza la construcción del primer submarino. El 12 de diciembre de ese año, la Sección de la Armada anunció que que este submarino sería la sexta nave de la flota en llevar el nombre NAUTILUS. La  quilla se puso siendo Presidente Harry S. Truman en el Astillero de Groton, Connecticut el 14 de junio de 1952. Después de casi 18 meses de construcción, el NAUTILUS se botó el 21 de enero, 1.954 siendo la madrina la Señora Mamie Eisenhower que rompió la botella tradicional de  champagne en el casco del submarino.

Ocho meses después, el 30 de septiembre de 1.954, el NAUTILUS se convirtió en la primera nave impulsada por Energía Nuclear en la Armada de Los Estados Unidos de América.

A las 11 de la mañana del 17 de enero de 1.955, el Comandante USN Eugenio P. Wilkinson (al mando del NAUTILUS), pronunció la memorable e histórica frase: "Pasando a potencia Nuclear".

El 23 de julio de 1.958, el NAUTILUS partió de Pearl Harbour (Hawaii), bajo secreto de Estado. Las órdenes eran cruzar el Polo Norte por primera vez en la Historia. A 11:15 pm del 3 de agosto de 1.958, el NAUTILUS  gobernado por el Comandante William R. Anderson (USN), anunció a su tripulación: "Para el mundo, Nuestro El país, y la Armada - el Polo Norte". A bordo, con 116 hombres el NAUTILUS había logrado lo "imposible", localizando el Norte geográfico - 90 grados norte.

En mayo de 1.959 , el NAUTILUS entró en Portsmouth en el Astillero Naval Kittery Maine, para una completa revisión y reparación; la primera realizada por una nave impulsada por energía nuclear.  En agosto de 1.960, el NAUTILUS partió para un periodo de entrenamiento, hacia el Mar Mediterráneo para convertirse en el primer submarino impulsado por energía nuclear asignado a la Sexta Flota de los EE.UU.

Durante los próximos seis años, el NAUTILUS participó en algunos ejercicios. En la primavera de 1.966, entró de nuevo el los libros de registro cuando alcanzó las 300.000 millas. Durante los siguientes 12 años, el NAUTILUS estaba envuelto en una variedad de programas de  comprobación de desarrollo mientras continuaba sirviendo junto a muchos de los más modernos submarinos nucleares a los que había precedido. En la primavera de 1.979, el NAUTILUS partió de Groton hacia su viaje final. Llegó a California el 26 de mayo de1.979. Se retiró el 3 de marzo de 1.980 después un carrera que duró 25 años y casi un millón y medio de millas.

En reconocimiento a su papel pionero en el uso práctico de la Energía Nuclear, el NAUTILUS se designó como un Hito Histórico Nacional por la Secretaria del  Interior el 20 de mayo de 1.982. El NAUTILUS se remolcó a Groton, llegando el 6 de julio de 1.985. El 11 de abril de 1.986, el NAUTILUS, en el Museo de la Fuerza Submarina, abrió sus puertas al público como el eslabón visible entre la Fuerza Submarina de ayer y la Fuerza Submarina del mañana.